La cruz y la medialuna roja

La cruz y la medialuna roja

Antes del siglo XIX, los símbolos utilizados para identificar a los servicios médicos de las fuerzas armadas variaban en función del país de origen. Los símbolos no eran ampliamente conocidos, por lo que raras veces se respetaban y no tenían derecho a ninguna forma de protección jurídica. Fue Henry Dunant (Jean Henri Dunant), quien a mediados del siglo XIX,  se propuso mejorar significativamente la asistencia que se presta a las víctimas de guerra. El 17 de febrero de 1863, un comité formado por cinco miembros, el que sería el futuro Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), se reunió para estudiar las propuestas de Dunant.  Tenía como uno de sus objetivos adoptar un único signo distintivo que indicara la obligación de respetar a los servicios médicos de las fuerzas armadas, pero también a los voluntarios socorristas de las sociedades que prestaban servicios de primeros auxilios y a las víctimas de los conflictos armados. El 26 de octubre de 1863, se convocó la primera Conferencia Internacional. Allí se adoptó la cruz roja sobre fondo blanco como emblema distintivo universal. La cruz no se eligió porque era el motivo que figuraba en la bandera suiza, país promotor de esta organización. En 1929, se celebró una conferencia y se aceptó también el emblema de la media luna roja como señal distintiva en los países islámicos. La organización pasó a llamarse oficialmente Cruz Roja Internacional y Movimiento de la Media Luna Roja.

Colección

Los Derechos Humanos

Los Derechos Humanos

Los derechos humanos, herederos de la noción de derechos naturales, son una idea de gran fuerza moral y con un respaldo creciente. Legalmente, se reconocen en el Derecho interno de numerosos Estados y en tratados internacionales. Para muchos, la doctrina de los derechos humanos se extiende más allá del Derecho y conforma una base ética y moral que debe fundamentar la regulación del orden geopolítico contemporáneo. La Declaración Universal de Derechos Humanos constituye la primera verdadera proclamación de derechos individuales llevada a cabo por un organismo internacional de carácter mundial. Establece, entre otros, el derecho a la vida, a la integridad física, al trabajo y a la seguridad social. El derecho a la salud está expresamente reconocido en el articulo 25 al establecer que: «Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, así como a su familia, la salud y el bienestar, y en especial la alimentación, el vestido, la vivienda, la asistencia médica y los servicios sociales necesarios; tiene asimismo derecho a los seguros en caso de desempleo, enfermedad, invalidez, viudez, vejez u otros casos de pérdida de sus medios de subsistencia por circunstancias independientes de su voluntad. La maternidad y la infancia tienen derecho a cuidados y asistencia especiales. Todos los niños, nacidos de matrimonio o fuera de matrimonio, tienen derecho a igual protección social». La Declaración Universal reconoce al mismo tiempo la trascendencia de las dos categorías de derechos individuales inalienables: los derechos civiles y políticos y los derechos económicos, sociales y culturales.

Colección