La cruz y la medialuna roja</h4>
                </div>

La cruz y la medialuna roja

Antes del siglo XIX, los&nbsp;s&iacute;mbolos utilizados para identificar a los servicios m&eacute;dicos&nbsp;de las fuerzas armadas variaban en funci&oacute;n del pa&iacute;s de origen. Los s&iacute;mbolos no eran ampliamente conocidos, por lo que raras veces se respetaban y no ten&iacute;an derecho a ninguna forma de protecci&oacute;n jur&iacute;dica. Fue Henry Dunant (Jean Henri Dunant), quien a mediados del siglo XIX, &nbsp;se propuso mejorar significativamente la asistencia que se presta a las v&iacute;ctimas de guerra. El 17 de febrero de 1863, un comit&eacute; formado por cinco miembros, el que ser&iacute;a el futuro Comit&eacute; Internacional de la Cruz Roja (CICR), se reuni&oacute; para estudiar las propuestas de Dunant. &nbsp;Ten&iacute;a como uno de sus objetivos&nbsp;adoptar un &uacute;nico signo distintivo que indicara la obligaci&oacute;n de respetar a los servicios m&eacute;dicos de las fuerzas armadas, pero tambi&eacute;n a los voluntarios&nbsp;socorristas&nbsp;de las sociedades que prestaban servicios de primeros auxilios y a las&nbsp;v&iacute;ctimas de los conflictos armados. El 26 de octubre de 1863, se convoc&oacute; la primera Conferencia Internacional. All&iacute; se&nbsp;adopt&oacute; la cruz roja sobre fondo blanco como emblema distintivo universal. La cruz no se eligi&oacute; porque era el motivo que figuraba en la bandera suiza, pa&iacute;s promotor de esta organizaci&oacute;n. En 1929, se celebr&oacute; una conferencia y se acept&oacute; tambi&eacute;n el&nbsp;emblema de la media luna roja como se&ntilde;al distintiva en los pa&iacute;ses isl&aacute;micos. La organizaci&oacute;n pas&oacute; a llamarse oficialmente&nbsp;Cruz Roja Internacional y Movimiento de la Media Luna Roja.

Colección

Los Derechos Humanos</h4>
                </div>

Los Derechos Humanos

Los derechos humanos, herederos de la noción de derechos naturales, son una idea de gran fuerza moral y con un respaldo creciente. Legalmente, se reconocen en el Derecho interno de numerosos Estados y en tratados internacionales. Para muchos, la doctrina de los derechos humanos se extiende más allá del Derecho y conforma una base ética y moral que debe fundamentar la regulación del orden geopolítico contemporáneo. La Declaración Universal de Derechos Humanos constituye la primera verdadera proclamación de derechos individuales llevada a cabo por un organismo internacional de carácter mundial. Establece, entre otros, el derecho a la vida, a la integridad física, al trabajo y a la seguridad social. El derecho a la salud está expresamente reconocido en el articulo 25 al establecer que: «Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, así como a su familia, la salud y el bienestar, y en especial la alimentación, el vestido, la vivienda, la asistencia médica y los servicios sociales necesarios; tiene asimismo derecho a los seguros en caso de desempleo, enfermedad, invalidez, viudez, vejez u otros casos de pérdida de sus medios de subsistencia por circunstancias independientes de su voluntad. La maternidad y la infancia tienen derecho a cuidados y asistencia especiales. Todos los niños, nacidos de matrimonio o fuera de matrimonio, tienen derecho a igual protección social». La Declaración Universal reconoce al mismo tiempo la trascendencia de las dos categorías de derechos individuales inalienables: los derechos civiles y políticos y los derechos económicos, sociales y culturales.

Colección